fbpx
Conecta con nosotros

Es grande el planeta pero estamos justo en Cooltural Go! con Carlos Sadness

Carlos-Sadness-Cooltural-Go-Damusa-Cultural

Música

Es grande el planeta pero estamos justo en Cooltural Go! con Carlos Sadness

Crónica de «Tropical Jesus» en su último concierto en Almería

Si eres de Almería y “quieres un poco” a Carlos Sadness, ayer era tu noche. Después de su visita a la primera edición de Cooltural Fest en 2018, sabías que su actuación en los ciclos de conciertos Cooltural Go! no te iba a decepcionar.

Hace unas semanas, cuando hablábamos de nuestro primer concierto en la “nueva normalidad”, con Miss Caffeina en Cooltural Go!, todo nos parecía raro, ayer ya nos parecía algo normal. Las ganas de música nos han hecho acostumbrarnos rápidamente a este entorno de sillas numeradas y separadas, y a las mascarillas. Bueno, esto aún no al 100%.

Como todos los conciertos destacados de Cooltural Go!, este de Carlos Sadness, se desarrolló en la Plaza Vieja de Almería (Plaza de la Constitución). En el que es el segundo “sold out” de este ciclo de conciertos. 400 personas son las que vieron a Carlos Sadness con su ukelele y melena al viento.

Con bastante puntualidad, rondando las 21h, los Arde Bogotá saltaron al escenario en su papel de teloneros. García (voz y guitarra), J. Mercader (batería), Daniel Sánchez (guitarra) y Pepe Esteban (bajo), que forman este grupo de Cartagena, nos deleitaron con media hora de su rock, con temas como “Antiaéreo” o “Big Bang”. Pese a que aún no cuentan con demasiados temas, es uno de los grupos que no hay que perder de vista.

Caía la noche en la ciudad de Almería, las 400 sillas estaban llenas y había demasiado ambiente de festival. Cervezas en mano y camisas festivaleras ocupaban la Plaza Vieja de Almería. Con una puntualidad sorprendente, a las 22h, Carlos Sadness acompañado de Jordi Bastida, Marc Sospedra y la interprete de lengua de signos, Laura, saltaron al escenario sabiendo que iba a ser una noche especial.

Ciclo lunar” y “Hale Bopp” abrieron el concierto, los singles principales de los últimos discos, “Tropical Jesus” y “Diferentes tipos de luz”, respectivamente. Después de esto, Carlos Sadness hizo memoria de su última visita a Almería y de lo especial que fue al coincidir con el cumpleaños de Marc. “Cachondeo” que acompañó al concierto hasta el final del mismo.

Siguieron los temas del último álbum, con “Chocolate y nata”, “Me desarmaste”, “Cuando todo estaba bien”, “Isla morenita” y “Ahorita”. En este momento, comentaron algo que era evidente. Llegaban las bases grabadas de casa para, por algún motivo, evitar ir con toda la banda al concierto. Algo que pensarlo en frío, puede llegar a molestar, pero que, en el momento, no tuvo mucha importancia. El concierto estaba siendo bueno y Carlos Sadness en acción, con sus pausas y comentarios graciosos, no hizo que se echara en falta al resto del grupo.

Si algo quedó claro ayer, es que a Carlos Sadness le gusta eso de improvisar. Así quedó reflejado cuando dijo que iban a tocar una que no estaba en el “setlist”, lo que era un problema para la interprete de lenguaje de signos, que no la tenia preparada. Pero la pobre Laura, salió del paso con “Semitransparente”, algo que le brindó después el cantante. Siguieron más temas del último trabajo: “Clorofila”, “Adiós a los dinosaurios”, “El Simpático” y “Número Oculto”. Explicando el origen de esta última, pero, para evitar spoilers, os invitamos a que disfrutéis de su directo y escuchéis la explicación del propio Carlos.

El cantante siguió con su espectáculo, y con acento colombiano, comentó que un amigo de Medellín le dijo que, si el público se porta bien «chimba divertido«, tendría la oportunidad de disfrutar de alguna que otra canción de pie, y así fue. El público aprovechó “Longitud de onda” y “Física moderna” para bailarlas como si no existiera un mañana.

El calor apretaba y un descanso era necesario, con alerta por temperaturas altas durante el día en Almería, coger un respiro era esencial para todos. Pero este no duró mucho cuando comenzó a sonar “Días impares”, acompañada de las canciones más frescas con “Amor papaya”, “Aloha” y una extra (Dios salve a la improvisación) con Bikini. Jordi Bastida y Marc Sospedra les pilló un poco fuera de juego esa canción, ya que, fue una improvisación de Carlos Sadness, pero con la ayuda del público que se la sabía al dedillo, salió sin problema en formato casi acústico.

Para cerrar la actuación, después de hora y media, “Te quiero un poco” y después, “Que electricidad”, fueron el broche de oro a este concierto que muchos esperábamos con ganas para este verano, desde de que salieran las primeras entradas para el Cooltural Fest, que finalmente fue aplazado por el coronavirus.

Alejandro Montes

¿Nos vamos de festival? Joven entusiasta de la comunicación y los eventos musicales.

Más en Música

Subir